Continuar con la actividad productiva y proteger los empleos es prioritario en el contexto de la crisis del COVID-19.

Contar con mecanismos de crédito a MiPYMES sencillos y competitivos es fundamental para hacer frente a la contingencia sanitaria y lograr una rápida recuperación económica.

Qué es el Factoraje Inverso? (también conocido como: Programa de Pronto Pago, Reverse Factoring y Confirming)

Un mecanismo de financiamiento que permite a las MIPYMEs anticipar el cobro de sus facturas diferidas a más de 30, 60 y 90 días. Este producto financiero habilita a grandes empresas a aprovechar su calificación crediticia superior con instituciones financieras para proporcionar financiamiento accesible a sus proveedores, sin afectar su apalancamiento financiero ni el plazo original de sus cuentas por pagar. El proveedor recibe el pago de su cuenta por cobrar por parte de la institución financiera, con menores tasas que si lo hicieran por cuenta propia, y finalmente el comprador pagará el vencimiento de la factura a la empresa de factoraje en el plazo establecido. Como resultado sus proveedores pueden disponer su capital de trabajo cuando lo necesitan. 


Para quién es?

Para proveedores de grandes empresas del sector privado, que hayan implementado un programa de pronto pago para solventar sus cadenas de suministro. No importa el tamaño del proveedor, su historial crediticio o su flujo de efectivo, si ellos operan con alguna de estas grandes empresas aprovechan su calificación crediticia superior ante las instituciones financieras para obtener financiamiento. 


Como funciona?
 

  1. La empresa compradora constituye un Programa de Pronto Pago (Factoraje Inverso), y registra en Factoro las cuentas por pagar o documentos a favor de sus proveedores.

  2. Los proveedores, registran su empresa al programa y una vez afiliados podrán obtener liquidez inmediata seleccionando las facturas que quieren anticipar. 

  3. El banco deposita al proveedor los recursos el mismo día de la operación, descontando el costo financiero 

  4. Al vencimiento de la factura, la empresa compradora liquida al banco los documentos cedidos por el proveedor.


Cuales son los beneficios?
 

El modelo es una herramienta de optimización de flujo de caja donde la empresa compradora puede retrasar el pago efectivo de las facturas, las cuales pagará directamente a la institución financiera hasta en un periodo de 120 a 180 días. Así puede aumentar su flujo de caja.

Con esto se facilita el pago a los proveedores, se mejora la capacidad de negociación de la empresa compradora y al mismo tiempo permite al cliente seguir operando la cadena de suministros, de tal manera que la actividad comercial no pare por falta de liquidez.

Para el deudor, esta modalidad tiene la gran ventaja de que permite que sus proveedores se mantengan capitalizados, y, por ende, pueden continuar produciendo los insumos que requiere para sus operaciones. Para los proveedores, los cedentes en este caso, este ejercicio tiene la misma ventaja que el factoraje normal, ya que reciben liquidez inmediata de sus facturas, lo que les otorga mayor capital de trabajo.

 
¿Tienes alguna duda?
Contactanos via Chat o en soporte@factoro.mx

¿Encontró su respuesta?