Para las empresas que buscan mejorar el flujo de caja, no hay escasez de opciones. El verdadero desafío es encontrar un enfoque que no tenga un impacto negativo en el balance de la empresa. Los métodos convencionales, como el aumento de deuda o el factoraje tradicional, al igual que la mayoría de las estrategias de optimización del capital de trabajo afectan el apalancamiento financiero de una empresa.

Aquí es donde los programas de financiamiento a la cadena de suministro (factoraje inverso) se distinguen como un enfoque para la mejora del flujo de efectivo. A diferencia de los préstamos, las transacciones financieras de la cadena de suministro ocurren fuera del balance general. Para evitar que las transacciones financieras sean clasificadas como deuda bancaria es necesario estructurar el programa de financiamiento de la cadena de suministro para demostrar que su propósito es proporcionar financiamiento a los proveedores, no a la compañía que administra el programa (también conocido como el comprador).

Es importante recordar que el financiamiento de la cadena de suministro es parte de una estrategia de optimización de capital de trabajo múltiple. El primer elemento es la extensión de las condiciones de pago del proveedor por parte del comprador, por ejemplo, de 45 a 90 días. La segunda compensa el impacto negativo a los proveedores participantes al permitirles vender sus facturas a las instituciones financieras para el pago anticipado de sus cuentas por cobrar. Usando el ejemplo anterior, esto le permite al proveedor recibir el pago de una factura el día 10, digamos, mientras tanto, el comprador no tiene que pagar al financiador en la factura hasta el día 90, mejorando la posición de capital de trabajo de cada parte. En otras palabras, mientras que la financiación de la cadena de suministro mejora el flujo de caja para el comprador, su verdadera función es como una herramienta de financiación de proveedores.

Para mantener el estado fuera del balance, el programa debe demostrar que los financiadores tienen los mismos derechos para recibir el pago que los proveedores tenían al hacer la cesión de derechos de cobro de la factura a la institución financiera. Si un financiador ejerce un apalancamiento adicional para garantizar el pago del comprador, la transacción estará sujeta a reglas de préstamo directo de la Comisión Nacional Bancaria de Valores y los fondos se reclasificarán como deuda bancaria.

El financiamiento a la cadena de suministro es una de las únicas formas en que las empresas pueden mejorar el flujo de caja para sí mismas y sus proveedores sin tener un impacto negativo en su apalancamiento financiero. Permanece fuera del balance general mientras mejora el flujo de caja tanto del comprador como del proveedor.


¿Tienes alguna duda?
Contactanos via Chat o en soporte@factoro.mx




¿Encontró su respuesta?